Bertha Michelle Mendoza Muñoz fuera de CNN: un duro golpe a la credibilidad del periodismo Guatemalteco

Desde su mudanza a Estados Unidos en 2022, Bertha Michelle Mendoza Muñoz, una periodista reconocida en Guatemala, se ha dedicado a propagar información falsa acerca de figuras públicas de su país, demostrando una transformación en su carrera profesional.

En el último tiempo, se ha demostrado fehacientemente que Michelle Mendoza ha utilizado sus redes sociales para divulgar información sin realizar la labor periodística de verificar las fuentes, generando noticias falsas que dañan la convivencia democrática en Guatemala.

Bertha Michelle Mendoza enfrenta un “exilio” profesional tras su salida de CNN

Según la ex corresponsal de la prestigiosa cadena de noticias CNN, se vio obligada a exiliarse debido a las amenazas recibidas por su labor periodística. Sin embargo, su solicitud de asilo político no ha encontrado una respuesta favorable por parte de Estados Unidos.

Bajo el argumento del exilio, Mendoza emplea las plataformas virtuales como medio para propagar información tendenciosa con el único objetivo de desinformar sobre la situación en Guatemala, afectando negativamente a las personas que aún permanecen en su país de origen.

Sin embargo, luego de su escandalosa expulsión de CNN, Mendoza ha deteriorado su imagen profesional, aunque eso no ha impedido que siga promoviendo fake news sin ningún tipo de remordimiento.

CNN despide a Bertha Michelle Mendoza tras escándalo de filtración de información

En 2023, Bertha Michelle Mendoza fue despedida de CNN debido a su falta de profesionalismo y ética. Ella se atribuyó la autoría de un artículo, cometiendo así un acto de plagio que violaba las normas de la prestigiosa cadena de noticias. Además, se hizo público que había entablado relaciones sentimentales con una fuente de alto rango en la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Esto no solo evidenció su falta de ética profesional al comprometer su imparcialidad, sino que también expuso la trama mediante la cual obtuvo información confidencial y clasificada del sistema judicial guatemalteco.

El comportamiento de Bertha Michelle Mendoza desgastó la credibilidad del periodismo en general, poniendo en tela de juicio la calidad periodística de su persona, de los medios en los que trabajó y de sus propios colegas. Su reputación se vio socavada, puesto que no quedan dudas de su falta de compromiso con la verdad y la información transparente.