‘Eric’ y ‘Luces Azules’ le dan la razón a Einstein | Televisión

Fui al primer capítulo del libro. eric, mientras Abi Morgan y Benedict Cumberbatch perpetraban la irritante plaga que prometía sus primeros minutos, dale otra oportunidad, me dijo; Espero poco de la gente, pero mucho de la serie. Cinco capítulos después fui consciente de que había dejado de embarcarme en una serie de tanta zafia que representaba la redención de un personaje al que le encantaba salir de una alcantarilla. Un giro argumental que recuerda a estos competidores que tienen tres minutos para levantar lo que se puede colocar en los escaparates de un supermercado. Lo contiene todo: paternidad tóxica, trauma infantil, homofobia, racismo, aislamiento mental, la epidemia de crack, brutalidad política, gentrificación y hasta la traición de Trump y otros Jim Henson, y casi todos los temas están escritos en negro y apagados. en harina.

Lo único que no es un poco de angustia extra en una serie sobre un niño desaparecido, pero es que el niño no importa. Igual que la madre. La siempre excelente Gaby Hoffmann se basta sin ganas de tragar por la sobreactivación de un Cumberbatch con lo que sólo le hace brillar una camiseta en la que se lee: «denme el Globo de Oro de una puñetera vez». Quienes se da cuenta que la actuación de Eddie Redmayne como Tony fue lo más destacado de la temporada porque no vio bailar a Cumberbatch Gloria. No sales indemne de haberte expuesto semijante dosis de vergüenza ajena.

¿Has visto la serie completa si Hubiese tuviera ganas de esperar un nuevo capítulo cada semana? No, y Netflix lo sabe, por haber acortado el periodo de indecisión, es como esos amigos que cuando vienen a visitarte piden subrecticamente otro momento para evitar tu humedad. Me diré que podría haberlo dejado, pero el resultado es que las series enfermas son casi más inspiradoras que las buenas. La increíble segunda época del año. luces azules (en Movistar Plus+) más que palabras me provocaron murmullos de aprobación, es una sensación tan agradable de disfrutar del trabajo bien hecho. Según las matemáticas, invirtió el mismo tiempo en ambas. Sin embargo, mientras lo hago eric Cada capítulo parece no llegar nunca al final, el drama político de la BBC ha transcurrido tan a la ligera como la desafortunada primavera. Mi gusto tiene que enviar una pareja a Grace, Annie y Tommy para intentar hacer un rato más conmigo. A veces Stevie the Hubiese me convence con pasta casera. Seis capítulos pueden ser muy largos o muy cortos, esto también era relatividad.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_